29 julio, 2016

CIENCIA Y TECNOLOGÍA PARA EL DESARROLLO DEL PERÚ

NUEVA PUBLICACIÓN 2016
ISBN: 978-612-00-2303-7


El Perú es un país de riquezas. Sin embargo, en la brevedad de nuestras vidas, los peruano sufrimos, y mucho. La principal razón de nuestros sufrimientos es que no tenemos calidad de vida, pues, la mayoría de peruanos no tenemos educación, trabajo, salud y vivienda en términos de calidad que correspondan a nuestra dignidad y condición de seres humanos; y hasta nos hemos acostumbrado a esa vida porque nuestras ignorancias, pobrezas y sufrimientos nos parecen normales.
Todo esto debe cambiar en el Perú. Cambiar el Perú significa lograr gradualmente, a mediano y largo plazo, calidad de vida para los peruanos; es decir, significa conseguir progresivamente educación, empleo, salud y vivienda de calidad que nos permita vivir una vida digna, humana y nos aproxime al ideal de la felicidad.
Para lograr de manera paulatina calidad de vida para los peruanos no necesitamos enfrentarnos entre nosotros, no necesitamos comulgar ideologías y políticas llamadas de derecha o de izquierda. Para superar nuestras pobrezas y aminorar nuestros sufrimientos necesitamos de la CIENCIA Y TECNOLOGÍA, siempre que ellas sean prioritarias en la política de Estado y formen parte de la cultura nacional; y para que eso suceda en el Perú, necesitamos empezar, hoy mismo, a trabajar por la Ciencia y Tecnología.


Para lograr el verdadero desarrollo económico y social del Perú, con calidad de vida para los peruanos, necesitamos una nueva Democracia, una nueva Administración del Estado, una nueva Educación y una nueva Universidad; todas ellas, sobre la base de la Ciencia y Tecnología. Necesitamos científicos, investigadores, profesionales, intelectuales y gente pensante para protagonizar la construcción de un nuevo Perú con calidad en educación, trabajo, salud y vivienda para sus habitantes.

FUENTE: Ciencia y Tecnología para el desarrollo del Perú - 2016

14 julio, 2016

ELECCIONES EN SAN MARCOS 2016

FACULTAD DE CIENCIAS ADMINISTRATIVAS
DECANATO


09 octubre, 2015

EL SABIO CALLA

EL IGNORANTE GRITA, EL INTELIGENTE OPINA; EL SABIO, CALLA

Estábamos yo, Domingo y Juan –mis hermanos- celebrando el onomástico del último. Pasadas las horas en las que copas van y copas vienen y ya en el grado de la euforia, no sé cómo ni por qué razones nos hallamos discutiendo acerca de asuntos de Vito, pueblo donde nacimos. La cuestión era que viendo que mis hermanos no estaban en buenas condiciones económicas traté de persuadirles –en realidad imponerle la idea- de que debían regresar a Vito para vivir hasta sus muertes. Recuerdo que yo estaba profiriendo de manera altisonante conjeturas como ésta: ¡No es posible que ninguno de ustedes no quieran volver a radicarse en Vito para trabajar los terrenos y vivir casa de nuestros fenecidos padres que están abandonados y prefieran estar aquí en Lima sin oficio ni beneficio!!! Mirando con gestos autoritarios, parado y blandiendo mi dedo índice, con vaso lleno en la otra mano, seguía yo diciendo en voz alta: ¡Por qué tú, Juan; tú, Domingo, se rehúsan irse a Vito y prefieren estar mal en Lima!!!. ¡¡Ahhh!! ¡¡Por qué!!
Cuando estuve en ese trance, Domingo -quien sólo tiene estudios de secundaria-, alzó la mano como quien pide la palabra en una asamblea y dirigiéndome la vista, pausada y solemnemente dijo: -Yo opino que el pedido que haces es errado sencillamente porque estamos arraigados con nuestra familia en Lima, difícilmente podemos hallarnos en Vito teniendo en cuenta nuestras edades y estaríamos peor que acá. Interrumpí y vociferé: -¡Qué edad ni ocho cuartos!, ¡¡eso es una burda justificación!!,¡lo que pasa es que no te gusta el trabajo arduo del campo!! ¡¡Ahhh!! ¡¡Por qué!!
Y así, dando mis altivas (sin)razones y Domingo opinando, estuvimos un largo rato entre salud y salud hasta que vine a darme cuenta que Juan, quien tiene estudios sólo de primaria, yacía sentado en absoluto silencio, pero tomando. Inmediatamente me dirigí casi compulsivamente diciéndole: ¡Y tú disimulas tu ineptitud, te cobijas en el silencio porque tampoco quieres ir a Vito a radicarte!! Ahhh!! ¡¡Por qué!!. En eso, Juan se levantó muy calmosamente, se acomodó y con aplomo de orador se dirigió solemnemente a nosotros diciendo: miren, hay un antiguo refrán que dice El ignorante grita –me miró fijamente, el inteligente opina –miró a Domingo-; el sabio calla –señalándose a sí mismo. ¡Auch! Reinó el silencio, quise responder algo, pero quedé despalabrado y sentí evaporase mi ebriedad. Habiendo sido calificado de ignorante por Juan, y en mi presencia, no había razón alguna para seguir celebrando, nos despedimos y nos retiramos. 

De aquella grata vez siempre tengo muy en cuenta el célebre dicho: El ignorante grita, el inteligente opina; el sabio, calla. Corolario: estar en silencio significa: a) Ser sabio de verdad o b) No saber nada, por lo tanto, no tiene nada que decir.
En realidad era una reunión de los 4 hermanos (foto anterior). Pero, como el relato es para tres, obvié al último (Justo). Enterado de que la anécdota había sido contada al público y que él había participado de tal reunión pero que no era protagonista en el relato, Justo con justa razón protestó. -Entonces yo pude haber sido el sabio más sabio que Juan porque mientras ustedes discutían yo estaba en el más absoluto silencio.


10 abril, 2015

60 AÑOS DE EDAD

60 AÑOS DE VIDA


Disculpen esta vanidad. ¡¡¡He cumplido 60 años!!! 

He cumplido 60 años, gracias a Dios, en buenas condiciones; al menos así lo creo. Al inicio me resultaba inaceptable verme como persona de tercera edad, yo que estaba acostumbrado a sentirme joven siempre. 
Hace poco, y recién cumplido 60 años, me encontré en una larga cola para hacer un pago en el banco. El vigilante me preguntó que cuántos años tenía. ¡60!, respondí a mucha honra y con voz altisonante. Me invitó a pasar a otra cola: ¡era de ancianos! Me sentí incómodo, miré hacia los lados y sigilosamente me salí casi corriendo de la cola y ese día no pagué mi cuenta. Me resistía a admitir que formaba parte de la legión de los llamados adultos mayores. Ahora ya estoy acostumbrándome con beneplácito a mi edad. 
Seis décadas de vida he cumplido. Tengo sentimientos encontrados. A lo largo de mis 60 años de vida he tenido alegrías, tristezas, sufrimientos, lágrimas, carencias, abundancias. He tenido éxitos y fracasos, satisfacciones y frustraciones, esperanzas y pesimismos, elogios y maltratos, amores y desamores; es decir, “confieso que he vivido”. 
Miro mi futuro con mucho optimismo. Como siempre, no tengo ambiciones económicas “pues faltando todo, todo nos alcanza”. Tengo mis grandes alegrías y esperanzas: mis tres hijas, muy estudiosas y hoy profesionales; mi esposa, que aunque reñimos, estamos siempre juntos y revueltos; y San Marcos, la Universidad de “todas mis edades”. A mis 60 años de edad, tengo una promesa: cambiar y tomarme la vida con más calma; genio y figura, hasta aquí nomás. Deseo (re)nacer a los 60 años.
¡He cumplido 60 años! Y es un importante acontecimiento. Vale la pena festejarlo con la familia y eso es lo que haremos. Soy parte de una familia numerosa (véase el árbol genealógico de los Espinoza-Vásquez). Vale la pena celebrarlo al son de la Banda Típica de Vito, del Arpa y violín, de orquestas; con huaynos, huaylías y cumbias. Es que, gracias a Dios, ¡He cumplido 60 años de vida! y deseo tener muchos más, con salud, trabajo y amor.


SÁBADO 21 DE ABRIL DE 2015: CELEBRACIÓN DE MIS 60 AÑOS DE VIDA
El sábado 21 de marzo nos hemos reunido la familia para celebrar mis 60 años de edad. Hemos celebrado, como tiene que ser, con la Banda Típica, con Arpa y violín y con orquesta; con huaynos, cumbias, mayura y la huaylía. Gracias a todos por su asistencia. Es un gran recuerdo de la vida que nunca olvidaré. Gracias la participación de la Banda Típica Virgen de las Nieves de Vito, del Arpa y violín de los hermanos Pancorbo de Antilla y de la Banda Orquesta de los Hermanos Gómez.










04 febrero, 2015

2015: Año de San Marcos

LA CORRUPCIÓN Y LA MEDIOCRACIA EN LA UNIVERSIDAD
En diversos artículos y en un pequeño libro me he pronunciado públicamente diciendo que uno de los grandes problemas que afronta la universidad peruana, por consiguiente San Marcos, es la corrupción y la mediocracia (poder y clima de la mediocridad, según definición de Ingenieros).
La corrupción es un fenómeno social que va más allá de su carácter puramente pecuniario (“romper la mano”). Corrupción es también cuando: se apropian de los cargos irregularmente y, lo que es peor, no hacen nada en medio de la crisis; transgreden leyes y normas, hacen abuso de autoridad, encubren a otros corruptos, escamotean dinero sutilmente y hay oscurantismo en el manejo del dinero público, obtienen y usan (trafican) grados y títulos irregular e ilegalmente (falsos magísteres y falsos doctores), usan “operadores” con dinero del Estado, trafican con influencias, persiguen a quienes osan denunciarlos por corruptos; plagian, falsifican, trafican documentos; dicen ser a tiempo completo o a dedicación exclusiva pero no justifican porque no investigan, no publican, no presentan ponencias, no se capacitan, no se perfeccionan y hasta no “enseñan”; compran voluntades y conciencias (“votos”), etcétera.
Es decir, la universidad peruana y San Marcos tienen problemas estructurales de antaño. Es insuficiente la Nueva Ley Universitaria. Peor todavía, San Marcos desacata temeraria y sutilmente esta Ley. Aun cuando se acatara, le “sacarán la vuelta” a la Ley (los de la “derecha” y los de la “izquierda” en San Marcos ya están agazapados para hacerlo); y las cosas irán de mal en peor. El Estado y la sociedad peruana, propietarias de San Marcos, deben hacer algo para Salvar a San Marcos. SALVEMOS A SAN MARCOS. Es mi opinión. ¿Qué opina usted?
Nemesio Espinoza Herrera.

(Imagen principal: Internet)

26 octubre, 2014

PROMOCIÓN 1972 DEL COLEGIO NACIONAL DANIEL ALCIDES CARRIÓN

PROMOCIÓN DE COLEGIO 1972
COLEGIO NACIONAL  DANIEL ALCIDES CARRIÓN  DE BARRIOS ALTOS - LIMA
HOMENAJE A MIS MAESTROS
Es un gran acontecimiento en la vida de una persona el encontrarse después de 42 años (casi medio siglo) con sus profesores y compañeros del colegio.  Estoy gratamente impresionado y deseo compartir con los amigos este especial sentimiento.
Resulta que hace poco,  asistí a una reunión convocada por la Asociación de Ex alumnos presidida por el carrionino Germán Pedreshi. Así mismo agradezco el recordatorio que me hiciera llegar mi distinguido maestro del Colegio profesor Fernando Parodi Gastañeta, profesor de San Marcos. Gracias también a mi amigo de Promoción 1972 Ángel Maxera Ipanaqué.
En el año 1968 inicié mis estudios de secundaria en el Colegio Nacional Daniel Alcides Carrión en su sede del Jr. Puno, luego el colegio se trasladó al Jr. Antonio Miróquesada y finalmente al Jr. Huanta en cuya sede terminé en 1972 (Quinto D).
Primera foto. Gratos recuerdos  de mis compañeros de Promoción 1972: Ángel Maxera, Víctor Rivadeneyra, Américo Vivanco, Humberto Guzmán Moloche, Fredy Urcia, Saúl Pirca, Arturo Alejos, Exaltación Sudario; y otros cuyos nombres no los recuerdo en este momento. Especial recuerdo a Percy Eguía Arias y a Salvador Cuadros Gagó con quienes más he andado y compartido la amistad más cercanamente en el Colegio. Estoy buscando a ellos, espero tener suerte de encontrarlos.
Segunda foto. No podía creerlo: el profesor  Rafael Carhuavilca (al centro), tal como lo conocí en el primer grado (1968): joven, lúcido, pícaro. Mi profesor de matemáticas Rubén Albino Rosell (extremo izquierdo, de saco marrón) y el ex Director profesor Fredy Gutierrez Llerena. Tercera foto. Está (de corbata roja)
el Dr. Ernesto Luna Soto, ex Director (1972) y mi profesor de Arte (dibujo) Héctor Nikén (extremo derecho), en el medio está el profesor Carhuavilca. Rindo mi homenaje y gratitud a estos grandes maestros. Igualmente rindo mi homenaje y gratitud a mis maestros: profesor  Fortunato Correa (Química) (QEPD),  profesor Vladimiro Guevara Gálvez (Literatura), profesor Fernando Parodi Gastañeta (Historia Universal), profesor Silva (Biología), profesor Valencia (Inglés), profesor Dávila (Educación física) (QEPD); entre otros, cuyos nombres no los recuerdo en este momento.

Cuarta foto. Recibiendo un diploma y medalla, que los tengo como parte de los más gratos recuerdos de mi vida.

Parafraseando a Neruda: CONFIESO QUE HE VIVIDO.

29 agosto, 2014

PERÚ-CHILE: COSTA SECA

AHORA EL PERÚ TIENE SU “COSTA SECA”
Las injusticias de la “justicia” en el planeta Tierra
 “La vida es una falsía. El mundo es ancho y ajeno. Justicia no hay en la Tierra, sólo en el cielo; donde no hay ricos ni pobres”, dice las letras de una bien recordada muliza peruana. ¿Quien hace Justicia en el planeta Tierra? Pues La Corte Internacional de Justicia de La Haya (CIJ).

¿Qué ha determinado la CIJ respecto a la controversia del Perú con Chile? Haciendo caso a Chile dice que el límite marítimo parte del Hito 1 y no del Punto Concordia que, como todo el mundo sabe, es el punto del límite terrestre con Chile. Este estilo de hacer “justicias” salomónicas -mirando intereses en los costados- ha originado una innecesaria controversia con el denominado “triángulo terrestre” o “Costa seca” (de color amarillo en la primera imagen). Dicen los bromistas que el Presidente de la CIJ (segunda imagen) de tanto mirar intereses a los costados para dar “justicia”, quedó así de la vista.
El llamado “triángulo terrestre” o “costa seca” es un pequeño triángulo de casi 4 hectáreas (ver imagen) que la CIJ ha dejado en el limbo alimentando los afanes de los “guerreadores” y de los “patrioteros” chilenos y peruanos. El “triángulo terrestre” es una inmensa y absurda injusticia y constituye un gran fiasco para el Perú, pues, ahora el CIJ nos ha quitado nuestro mar del triángulo terrestre que es históricamente peruano y para hacer notorio este entuerto en contra del Perú han denominado (con cachita) “Costa seca”. Vaya afrenta.
Si yo como peruano me instalo en el “triángulo” no puedo bañarme en sus costas porque el mar es de los chilenos. Que tal lisura. Es como si yo fuera de Tacna y no pueda disfrutar de sus playas porque son chilenas. ¿Es justo? Es como si yo viviera en Chorrillos o en Barranco (en Lima) y no pueda bañarme en la playa de Agua dulce ni en la playa de La Herradura porque son chilenas. ¿Debo alegrarme por eso?
¿Entonces qué celebran? (tercer imagen). Es, pues, un evidente fracaso de la diplomacia peruana. Hay que admitirlo hidalgamente. Aún cuando hayamos “ganado” mar (improductivo), hemos perdido escandalosamente nuestras playas gracias a la injusticia de la CIJ.
¿Y ahora qué? ¿A llorar en la playa (seca)? ¿A llorar sobre leche derramada? ¿A pelearnos entre chilenos y peruanos? ¡NO!!! Ahora los asuntos limítrofes se deben ver de diferente manera. Ahora ya no hay –no deben- haber fronteras (ni física ni mentales). Ya no estamos en tiempos de acudir a la CIJ para recibir injusticias e irracionalidades. La humanidad de hoy ya no está para hacer guerras sino para construir el desarrollo de nuestras sociedades. Perú y Chile tienen que trabajar juntos para dar calidad de vida en salud, educación, vivienda, empleo a peruanos y chilenos que todavía vivimos en condiciones de pobreza y extrema pobreza. Promovamos la Ciencia y Tecnología –y no las guerras- para el desarrollo de nuestras sociedades.

Por lo pronto, frente al asunto del “triángulo terrestre” o “costa seca”, chilenos y peruanos debemos aceptar (una vez más) esta injusticia y más bien trabajar juntos contra la pobreza, mirando hacia el futuro. Bachelet y Humala deben reunirse para declarar el llamado “Triángulo” y sus costas (pequeño espacio que no beneficia absolutamente en nada ni a peruanos ni a chilenos) como Zona de Paz Mundial, donde peruanos y chilenos -y todos del mundo- tengamos acceso libre al triángulo y a sus playas. Vale la pena soñar.
Nemesio Espinoza Herrera.